• Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2015 FINEST CONSULTORA                                                           

¿Cuánto vale una acción?

Valor de acciones - Valuación de empresas - Introducción

Nuestro capítulo de hoy nos lleva a preguntarnos… ¿cuanto vale una acción? En resumen, su valor depende de la capacidad generar ingresos en el tiempo de los activos de los que esa acción es propietaria, y de los riesgos y beneficios asociados a la misma, como así también de las inversiones alternativas con las que se compare. 

 

Una acción representa el derecho a tomar decisiones y a obtener el fruto de las ganancias de una empresa, respecto de una capacidad operativa o activos, dada. Es la porción neta de activos, luego de descontar las deudas que la compañía ha adquirido. Existen diferentes valores para una acción:

 

  1. El valor de libros es el que representa el valor que posee la acción como residuo de restar al activo contable, el pasivo contable, y al resultado dividirlo por el total de acciones en circulación. 

  2. El valor obtenido por el método de los flujos de fondos descontados a una tasa de corte que refleje los riesgos y beneficios asociados al negocio y al mercado en donde el mismo se encuentre. Habitualmente se utiliza en empresas que no cotizan, dado que no poseen un mercado en donde exista liquidez para comprar y vender las mismas. También se utiliza para evaluar el precio de las acciones que cotizan en un mercado como el mencionado en el punto 3.

  3. El valor de mercado, que representa el valor al que una acción se vende entre partes interesadas en la misma. Es el valor que todos escuchamos como “cotización del día” en la bolsa de Londres, Nueva York, Buenos Aires, San Pablo, u otra. 

La principal diferencia entre el punto 1. y los puntos 2 y 3 es que el valor obtenido por la diferencia entre el valor de libros de una acción solo computa información del pasado, verificada por contadores públicos independientes y no incluye el valor de plusvalías y marcas generadas por la propia compañía, que en muchos casos tiene un valor sumamente importante.  

 

Dada esta importante limitación del valor explicado en el punto 1. para obtener valores más realistas y acordes a la capacidad de generar dinero de una compañía (que es lo que al accionista finalmente le interesa) es que se utiliza un método llamado “Descuento de flujos de fondos”. 

Este método consiste en obtener los flujos de fondos libres de una compañía (Free Cash Flow) de la siguiente manera (a modo de ejemplo, podrían existir otros ajustes a realizar):

  1. Proyección de los EBIT de una compañía para un período de por lo menos 5 años.

  2. Ajustar el EBIT por el impuesto a las ganancias relevante, a la tasa correspondiente al fisco de que se trate. Así obtenemos el EBI o Beneficio antes de intereses.

  3. Ajustar el EBI o Beneficio antes de intereses respecto de aquellos desfases financieros entre el tiempo de cobranza y el tiempo de pago propio de cada negocio, también llamado ciclo operativo neto o “necesidades operativas de fondos”. 

  4. Ajustar el EBI por las depreciaciones, sumándolas para netear el efecto que tienen las mismas en el cálculo del impuesto a las ganancias, pero que no implica un movimiento efectivo de fondos. 

  5. Exponer la inversión inicial a realizar en ese flujo de fondos. 

  6. Exponer la perpetuidad en el último año: Una perpetuidad es un valor futuro de flujo de fondos que puede generar una inversión dada a una tasa determinada y con un crecimiento esperado, que representa el valor que tendrá el negocio en el 5 año y en adelante, suponiendo que la empresa continúa en marcha a partir del mismo. 

 

Claramente para poder realizar estas proyecciones debemos conocer el negocio de la compañía, pero adicionalmente debemos entender las hipótesis que estamos haciendo acerca de: 

  1. Hipótesis de valor en el tiempo

  2. Hipótesis de crecimiento

Adicionalmente, deberíamos obtener una tasa de corte o tasa de descuento para poder obtener el valor actual neto de ese negocio y poder obtener su valor, y de tener un valor en el mercado comparar el mismo con el valor asignado por nuestro flujo de fondos: Si es superior el VAN de nuestro flujo de fondos respecto del valor de mercado, nos interesará comprar esas acciones. Si es inferior, probablemente no, excepto que tengamos otro fin al momento de comprar las mismas.

 

Caso práctico 

Vamos a revisar un caso práctico para poder evaluar el valor de una compañía respecto de su precio en el mercado. No entraremos en los detalles específicos de cómo se construye un flujo de fondos, pero partiendo de los datos históricos de Nike y de relevar las tendencias de mercado, del sector competitivo y de la industria, obtendremos el siguiente flujo de fondos futuro:

Hipótesis

  1. Flujo de caja promedio de los flujos de fondo reales, proyectados de manera lineal desde 2017 a 2021.

  2. Crecimiento del 4% todos los años de los flujos de fondos invertidos. Se utilizó como base el promedio de los flujos de fondos reales. 

  3. Se utilizó la cotización final del día 11 de octubre de 2016, en la bolsa de NY (NYSE:NKE)

  4. Se utilizó una tasa de corte del 4,75%, obtenida bajo el modelo CAPM. 

  5. Se obtuvo que el total de acciones en circulación es de 1,33BN (Según google finance: https://www.google.com/finance?q=NYSE%3ANKE&ei=iWL9V-GhFI6We875htgJ )

Como observamos, obtuvimos el flujo de fondos futuro a partir del relajamiento de datos pasados, y de como esperamos que se comporte esa compañía en el futuro. Si nada cambia significativamente en el mercado, entonces podríamos prever que el precio que hoy le asignan los inversionistas a las acciones de Nike, se basan en el flujo de fondos arriba explicitado. 

En este caso, el valor al cual adquiriremos la firma es cuando el precio de la acción llegue a ser inferior a U$S 51,48, ya que este precio es el máximo que pagaría un inversor de acuerdo a estas proyecciones y con esa tasa de descuento. Comparando el precio target y el valor de mercado, se pueden realizar evaluaciones de diferentes compañías para revisar si existen oportunidades de compra de empresas a valores inferiores al precio de mercado obtenido de las proyecciones que realicemos de las mismas. Por eso es importante realizar proyecciones con información relevante y teniendo en cuenta los diferentes aspectos de las estructuras de las industrias, mercados y competidores, etc.

Conclusión

Podemos observar que el precio al que se cotiza una acción tiene una idea fundamental detrás y que se corresponde con la capacidad de generar dinero de la misma, la cual está asociada a la capacidad de una empresa de brindar productos o servicios de valor para la sociedad. Esta información es resumida en el valor de cotización de las acciones en los mercados financieros: los mismos conocen las tasas de descuento y riesgos asociados a cada industria y a cada compañía y lo resumen en el precio de las acciones que cotizan diariamente. Esto no implica que los mercados tengan razón del precio al que una acción es cotizada, simplemente en cada transacción acuerdan que las hipótesis de valor que mencionamos anteriormente son válidas para ambas partes o existen nuevas hipótesis sobre la compañía. Las mismas pueden cambiar como consecuencia de los eventos que en el futuro puedan ocurrir.

 

En países latinoamericanos debemos tener en cuenta que para evaluar proyectos de inversión debemos incorporar las variables de inflación, riesgo país y tipo de cambio que se encuentran relacionadas entre si.

 

Si una empresa, por ejemplo una PyME no cotiza en los mercados financieros, puede realizar este ejercicio de evaluar la información del pasado, y proyectar hacia el futuro los ingresos y costos operativos y obtener una tasa de descuento relevante para su industria. De esta manera, podríamos conocer el valor de nuestra empresa, saber si nos conviene utilizar fondos propios o fondos de terceros para los nuevos proyectos y buscar nuevas alternativas de inversión y de financiación, y gestionar eficientemente las finanzas de la misma. 

Dejanos tus comentarios o consultas